FASE DE EVALUACIÓN

La fase de evaluación es la dedicada a recoger información del caso por medio de entrevistas, cuestionarios, observaciones, y de ser necesario, sesiones con familiares o amigos, etc.

Esta es la primera fase y de ella dependerá el éxito de la terapia, dado que el tratamiento terapéutico se basará en la información obtenida en esta fase inicial. Es de gran relevancia la implicación del cliente ya que es el informador por excelencia y cualquier dato omitido puede constituir una obstrucción para el proceso terapéutico.

La fase de evaluación suele prolongarse durante dos o tres sesiones, su duración está en relación de las dotes informadoras del cliente, de la complejidad del caso y de las personas y variables implicadas en el mismo. Esta primera  fase, no termina realmente hasta el final de la terapia, dado que el cliente dará constantemente información acerca de sí mismo y el terapeuta siempre estará pendiente de la misma, analizando los cambios y las nuevas aportaciones.

 FASE DE EXPOSICIÓN DE HIPÓTESIS

Una vez recogida la información necesaria y más relevante del caso, el terapeuta organizará todos los datos adquiridos de modo que se pueda realizar una completa comprensión del mismo, clarificando los cambios a ejecutar en el proceso terapéutico.

Esta fase consistirá pues en la organización de la información obtenida en la primera fase así como en la explicación al cliente de las variables implicadas en su caso y de los pasos y técnicas a seguir durante la terapia. La fase de exposición de hipótesis puede prolongarse durante una o dos sesiones antes de pasar al la fase de terapia.

 FASE DE TERAPIA

Con la información obtenida y una completa comprensión del caso, se entrenará al cliente en las técnicas y estrategias necesarias para superar el problema que le afecta. El objetivo de esta fase es enseñar al cliente dichas técnicas y a revisar las mejoras que se van obteniendo. Durante esta fase la implicación del cliente será de máxima relevancia, él será el que, entre sesiones, probará cada una de las técnicas y estrategias aprendidas. Las sesiones de terapia son un entrenamiento, una revisión, un análisis de lo vivido entre sesión y sesión. El terapeuta es, en este punto, un mero entrenador, un guía, el auténtico protagonista es el cliente.

 FASE DE SEGUIMIENTO

Consiste en que, tras una mejoría estable, se distancian las sesiones que hasta el momento han sido semanales. En esta fase se pasa, en primer lugar, a sesiones quincenales, más tarde mensuales, trimestrales y se prepara al cliente en prevención de posibles recaídas. Tras cierto número (variable en función de las características del caso) de sesiones distanciadas, se establece un calendario de llamadas telefónicas de revisión. Si tras este proceso de seguimiento los cambios y mejorías se mantienen satisfactoriamente para cliente y terapeuta, se dará por finalizado el proceso de terapia

Anuncios